TOM JOAD (2001)

Por Germán

A finales de los 90´s y a principios del 2000, un montón de bandas que andaban girando por América Latina llegaron a Chillán. Por el empeño y el aguante de varios amigos, y además por el interés de un montón adolescentes –haciéndose cargo del significado de esa palabra- aburridos de la monotonía de esos años grises, la ciudad se transformó en una buena plaza para tocar.

En esos días, el mejor espacio que teníamos para recibir las fechas era la Sede Vecinal de la Av. España, un lugar amplio, cómodo y barato para poder hacer lo que se nos ocurriera.

Este registro es del 2001 y parte con unos jóvenes Falsa Esperanza -harta mochila y pantalón de tela de alguna Americana de Isabel Riquelme, las Vans eran un sueño y las Converse inalcanzables-. En ese tiempo no teníamos idea de música, ni de política, sin embargo sí sabíamos que estábamos con la mierda al cuello. Tener una banda y gritarlo, era nuestro escape.

En el video aparecen dos canciones que no recuerdo ni el nombre ni la letra, Nueve Vueltas de Disturbio Menor y Fosas Comunes de Huasipungo. En la grabación el Coque aún no tocaba bajo, y si no me equivoco es quien sostiene la cámara y me grita que haga un saltito como Marcelo de Cachureos. Esa vez conocí a Jp (que sale joven y lozano saltando) y a Joaquin. El Pancid me pasó el Chancho con chaleco zine, y como nadie sabía perillar Sonri y el pelao se hicieron cargo de la mesa de sonido.

Antes de que Niños Consentidos partieran tocando, aparece Gonzalo tomando Baltica en aquellos años maravillosos del tres por luca, además de un acercamiento épico a una generosa espinilla del Felipe.

Esa banda era un hitazo, más allá que musicalmente no era una genialidad. Las letras del Nelson siempre fueron oreja, súper entretenidas, el centro de la fiesta cada vez que tocaban. En el video aparece “Nacionalismo” -va con Z-, Vagabundo –la mejor cumbia en clave skapunk-, “zu atrapatu arte” de Kortatu -que por extrañas razones todo el mundo se sabía, pero nadie tenía puta idea que estaba diciendo- y “Skasi un chiste que te maten por la patria” cover de los primeros BBS Paranoicos, más reconocida por la arenga punk “muere por la patria sacogueas”.

Ensayábamos con ellos -todas las semanas- en la casa del Pinky (Bajo), porque Pedro –Guitarrista de Falsa Esperanza- también tocaba guitarra en Niños Consentidos. Siempre con unos equipos pésimos y con una batería de un material muy parecido al cartón, punkrock. Acá tengo que hacer un reconocimiento al amplificador que le diseñó a Pedro su viejo, que a pesar, que se le quemaban los fusibles frecuentemente y que era más pesado que volantín de adobe, da cara –con algunos arreglos- hasta nuestros días.

No recuerdo si en ese tiempo Masapunk estaba preparando la edición del Oi Picante de Tom Joad o lo venían a presentar. Más allá de eso, había altas expectativas de la tocata varias semanas antes.

En la batería parchó Roberto Oyarzun de Griz, Gallo en la guitarra y Buitre en bajo. Recuerdo que pidieron que prendieran la luz para poder tocar, que una chica de chaqueta militar le dijo a Buitre yo soy tu carroña –obviamente su nombre cambio a La Carroña para siempre-, y que olían increíblemente mal y para sumarle olor al cuento tiraron una bolsa de ajos que todo el mundo se encargó de pisotear. En el video, la cara del público paso de “que chucha” a “demos vuelta, la cosa esta entrete” en un par de canciones.

Por último aparece Aguijón. No sabría describir como sonaba Agujón, pero imaginen una mezcla entre NY Hardcore con actitud Los Crudos, de hecho en el video tocan “peleamos” y “asesinos”.

Ese noche, nos fuimos a carrete extraño antes de ir a dejar a los gringos a la estación del tren. Me quedé para siempre con la imagen de la dueña de casa, que dormía en una carpa instalada en el centro del living.

PD: un saludo al Pedro que digitalizó este VHS, dueño del ampli.