SIEMPRE EN NUESTRAS MANOS, LUCHA Y COMUNIDAD

Por Caro Lagos

Desde quienes por distintas razones no hemos vivido en presencia física la revuelta en Chile, lo hacemos con el corazón allá, como en cada sector en lucha, en la posibilidad de trizar concretamente un sistema que se ha mantenido alimentándose de la idea de que no hay posibilidad de cambio y ruptura, que se apropia de las necesidades de la gente para otorgar políticas que funcionan en base a la libertad de movimiento de los sectores económicos, políticos y sociales acomodados.

Quienes tenemos en todo esto el cuerpo, la mente y el corazón, confiamos plenamente en que no basta con un apoyo discursivo por sobre la acción, no basta con solo cuestionarse la normalidad, sino es la normalidad del capital, no basta con los cambios reformistas que se implementan desde las cúpulas laboratoristas, para seguir manteniendo la desigualdad social que tanto les acomoda.

Tal vez serán años, luchas y resistencias históricas, pero no les entregaremos la posibilidad de que sea nuestra realidad. En nuestro presente: Chile, la resistencia mapuche, Ecuador, Haití, España, son algunas de las zonas que visibilizan esta posibilidad.

Cualquier Estado es represor, cualquier intento de comunidad será el fuego que intentarán apagar. La lucha de quienes intentan romper con la normalidad capitalista del mundo, es un motor internacional.